Boca está solo, pero unido.

Lo que se vivió el pasado fin de semana, nos a duele todos, pero les puedo asegurar que más al hincha de Boca. En los últimos años, como nunca, se fue proyectando paulatinamente el “antiboquismo”. Desde la gente de los otros clubes, las figuras del espectáculo y sobre todo en la prensa, tanto televisiva como escrita.
 Ya decía por aquél entonces Alberto J. Armando, los goles que más se gritan son los de Boca, y en segundo lugar, los que recibe Boca. Hoy esto esta plasmado más que nunca, y tristemente se vio reflejado palmariamente en los sucedido el pasado fin de semana.

La Conmebol quiso obligar a nuestros jugadores a jugar un partido, estando en malas condiciones de salud, teniendo a un jugador camino a una clínica,  nuestro rival, con el apoyo de la mayoría de la prensa,  considera que hacer lo correcto es “solidarizarse” y pretende hacer valer un papel escrito, bajo amenazas de las correspondientes sanciones, como un “pacto de caballeros”.

Está sobreentendido que la Conmebol es un negocio, que donde hay intereses monetarios, siempre van a primar estos, y no en este caso, la ética, la lógica y por qué no la justicia. A Boca lo querían dormir, pretendían un cambio de 24 horas para realizar el partido, como si fuera un lapso razonable, y ante ello se denonimonaban “solidarios” sí, esto hoy parece comedia. El señor presidente de River, cree que declarar a Boca campeón, es una “traición” y la verdad es que la hipocresía tanto del dirigente, como del entrenador de River y la mayor parte del periodismo es notable.

En 2015, Boca tuvo que quedar afuera de la copa, y se jactaron de la sanción ejemplificadora, pero hoy no, hoy piensan lo contrario, Domínguez, titular de Conmebol considera que los puntos se ganan siempre en la cancha, cosa que quedó demostrada luego de la presión ejercida para con Boca. Nos da bronca saber que estamos solos, que nuestro Presidente esté desconcertado, porque si bien, tiene una uniformidad de pensamiento, tiene que respetar los intereses del club, pero hoy está totalmente sólo, sí, Daniel Angelici, aquél de la “Afa Bostera” el amigo de Macri que tenía todo arreglado. Todo lo que sucede hoy es irónico, nuestro presidente es un lacayo, mientras que el de la vereda de enfrente es emperador.

Hay periodistas que hasta piden que la final quede “vacante”, sí, aunque no lo crean es cierto, como si Boca, el club, los jugadores, tuvieran algo que ver. Les comento que hace no mucho, se jugó la ida, y ante los mismos escenarios, nada de esto sucedió. Hoy parece que todos se olvidan, que ahora viven el presente, y que todo cambió.
La realidad es que todo boca, cuerpo técnico, dirigentes, jugadores, hinchas, querían ganar esta final en la cancha, consideran que lo correcto es jugarla, pero aquí entra la mezcla de sentimientos, porque la realidad es que River no se merece jugar una final contra nosotros, y no, por los hechos cometidos por esos energúmenos contra el micro de Boca, sino por sus dirigentes, hipócritas, por su entrenador, quien quiere evitar la violencia, y es la persona que instaló la “guardia alta”, que generó los cantos al presidente de la nación. La propia gente de River y la prensa que dice que Pablo Pérez arrugó, que no tenía nada. Es por todo esto que Boca va por todo, porque no se merecen nada, no actuaron solidariamente, y son eso, lo último que un hincha de Boca quisiera ser.  Hoy más que nunca, estamos unidos, sólos, pero unidos.

Abogado, 28 años. Bostero de nacimiento. Jugador de rugby.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *